L’Oréal ha lanzado su nuevo programa de sostenibilidad “L’Oréal for the future”, que establece las ambiciones del Grupo para 2030. En base al contexto actual y los próximos desafíos ambientales y sociales, L’Oréal está acelerando su transformación hacia un modelo de negocio que respete los límites planetarios, con los que pretende reforzar sus compromisos con la sostenibilidad y la inclusión.

Entre los objetivos que se ha marcado la compañía se encuentra que, para el año 2025, todas sus instalaciones serán neutras en carbono, con la mejora de su eficiencia energética y la utilización de energía 100% renovable; mientras tanto, para el 2030, el 100% del plástico utilizado en los envases de los productos de L’Oréal será reciclado o de origen biológico; año en el cual también logrará reducir todas sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50%.

Además, L’Oréal pretende contribuir a resolver algunos desafíos del mundo mediante el apoyo a las necesidades sociales y ambientales, a través de un plan lanzado en mayo de este año, con el que va a destinar 150 millones de euros para abordar los problemas y cuestiones más urgentes en estos dos ámbitos.  

En este sentido, planea financiar proyectos de restauración de ecosistemas marinos y forestales naturales dañados, y apoyará a organizaciones benéficas locales en sus esfuerzos por combatir la pobreza y a ayudar a las mujeres a lograr la integración social y profesional.

Desde 2005 el grupo ha reducido las emisiones de CO2 de sus plantas y centros de distribución en un 78% en términos absolutos, excediendo su objetivo inicial para 2020 en 60%

Incluso, con el fin de capacitar a sus consumidores para que tomen decisiones más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, L’Oréal ha desarrollado un sistema de calificación del impacto ambiental y social de sus productos, que otorga una puntuación en una escala de la ‘A’ a la ‘E’. Éste ha sido avalado por expertos científicos independientes y verificado también por un auditor independiente, y se implementará progresivamente en todas las marcas y categorías.

“La revolución sostenible de L’Oréal está comenzando una nueva etapa. El planeta se enfrenta a desafíos sin precedentes y es esencial acelerar nuestros esfuerzos por preservarlo y que sea un lugar seguro para toda la humanidad. Lo haremos en nuestras propias operaciones comerciales y en nuestra contribución a la sociedad en general. Sabemos que los mayores desafíos aún están por venir y L’Oréal se mantendrá fiel a su ambición: trabajar dentro de los límites del planeta” afirma Jean-Paul Agon, presidente y CEO de L’Oréal.

Por otro lado, el grupo ha definido unos nuevos objetivos cuantificables para 2030, para luchar contra el cambio climático, algo que ya hace mediante la iniciativa “Science Based Targets”, pero ahora ha querido abordar otros tres problemas ambientales importantes: la preservación de la biodiversidad, la gestión sostenible del agua y el uso circular de los recursos. De esta forma, L’Oréal no solo continuará reduciendo sus impactos ambientales directos, sino que también reducirá los impactos de toda su actividad, incluidos los de sus proveedores y consumidores.

Por último, cabe mencionar que, desde 2005, el grupo ha reducido las emisiones de CO2 de sus plantas y centros de distribución en un 78% en términos absolutos, excediendo su objetivo inicial para 2020 en 60%, al mismo tiempo que el volumen de producción ha aumentado en un 37% durante el mismo período.

Para finales de 2019, 35 centros de L’Oréal eran neutros en carbono, lo que significa que usan energía 100% renovable, de los que 14 eran fábricas.  Además, el 85% de los productos creados o renovados en 2019 tenían un perfil ambiental y social mejorado, y se ha convertido en la única compañía en el mundo que ha logrado una puntuación “A” en las tres categorías de CDP durante 4 años consecutivos: protección climática, gestión del agua y preservación de los bosques.