AMDPress.- En estos primeros meses de 2003 se ha completado la puesta en marcha de las nuevas instalaciones con que ha ampliado su fábrica de Tortosa (Tarragona) la empresa Plásticos Castellá, fabricante de envases de plástico, además de moldes, robots y matrices con taller propio.

Esta ampliación y mejora de la planta ha implicado unas inversiones a lo largo de 2002 de 3,30 millones de euros, repartidos entre los capítulos de construcción, con 0,746 millones, instalaciones, utillaje y mobiliario, que absorbieron 0,921 millones, y el correspondiente a instalaciones técnicas y maquinaria, que han supuesto otros 1,637 millones.

Plásticos Castellá fabrica una amplia gama de tarrinas y tapas en plástico por inyección, generalmente en PP, que dirige especialmente a los sectores de alimentación. Para ello dispone de instalaciones de 10.700 metros cuadrados y una plantilla de unas 140 personas, y sitúa su capacidad de producción por encima de los 1.300 millones de unidades de envases anuales.

Esta inversión llega tras un proceso de reestructuración societaria realizada en en 2001, en el cual la empresa de Tortosa absorbió sus filiales Envases Compuestos -fabricación de tapas por inyección-, y Utillajes de Precisión -moldes, matricería, etc.-. Plásticos Castellá cuenta con un capital social de 0,150 millones de euros y sus ventas en 2002 fueron de 19,51 millones de euros, que suponen un aumento del 8,4% sobre los 18 millones de 2001. En su actividad destaca el capítulo exportador que representa entre el 33% y el 35% de sus ventas, destacando los mercados de Francia (en torno al 40%), Alemania (29%), Italia (11%) y Reino Unido (6,5%).