AMDPress.- Contrarresta su recién estrenado cargo con su veteranía. Ricardo Chicharro, ex de Lancôme y sustituto de Massimo Scattarreggia como presidente de Marionnaud Parfumeries Ibérica tiene claro que no piensa ceder terreno a la precipitación ni hacer cambios inminentes en la política de la cadena, aunque, eso sí, se muestra dispuesto “a estudiar en profundidad todas sus estructuras para mejorar cuanto me sea posible”.

La ausencia de cambios por el momento no es sinónimo de un menoscabo en su ambición. “Mi máximo objetivo es continuar adelante con los planes del grupo, que aspira a crear la empresa de perfumería selectiva más importante en España, cuyo mercado queremos copar en un 20% en un período aproximado de dos años”, explica.

Para ello, la cadena francesa continuará expansionándose por nuestro país, tanto a través de la apertura de tiendas propias como mediante la compra de nuevas redes de distribución. “Vamos a abrir de golpe tres nuevas perfumerías gracias a nuestro acuerdo con la compañía Pans-Bocatta, y también prevemos adquirir más organizaciones interesantes, con prestigio y una cuota de mercado importante”, adelanta Chicharro, añadiendo que antes de fin de año es muy posible que se haga pública la compra de una nueva enseña.

Los problemas de Marionnaud con los proveedores, que han hecho correr ríos de tinta en los foros del sector, son, para su nuevo presidente, agua pasada. “Puede que haya habido diferencias en una etapa anterior, pero están completamente superadas. Nuestro objetivo es trabajar para hacer de Marionnaud el distribuidor ideal de cualquier proveedor, y ése es el que negocia sabiendo que el acuerdo ha de ser beneficioso para ambas partes”, señala. No obstante, Chicharro precisa que exigirán de las marcas un trato justo, acorde con su posicionamiento en el mercado “sin consentir que nos hagan de menos o utilicen nuestra fuerza para cometer abusos”.