AMDPress.- La Junta General de Accionistas de la fabricante de envases de vidrio Vidrala, SA, de Llodio (Álava), celebrada el pasado día 18 sirvió para dar confirmación oficial a la actual disposición compradora de esta sociedad, dentro de una estrategia global que incluye el propio crecimiento orgánico. Esta posición compradora de Vidrala, en realidad ya conocida por todo el sector, fue confirmada por el propio presidente, Álvaro Delclaux, y recogida de forma expresa al final del resumen de conclusiones de la junta.

En la junta también se aportaron los datos de evolución en los cinco primeros meses del año, en los que Vidrala ha experimentado un crecimiento en facturación del 4%, respecto a igual periodo de 2002, que se divide en un 2% por aumento de toneladas y otro 2% motivado por incremento de precios. Destaca el hecho de que en volumen esté creciendo el mercado nacional, mientras retrocede la exportación, un capítulo que ha sido destacado por todo el sector en los últimos dos ejercicios. El crecimiento del cash-flow está resultando de casi un 8,5% y el del beneficio neto del 10,28%.

El grupo Vidrala, que incluye a su filial al 100% Crisnova, de Caudete (Albacete), cerró el ejercicio 2002 consolidando unas ventas de 125,01 millones de euros, frente a los 125,97 millones de 2001, con un valor de la producción que creció un 3,1% hasta situarse en los 128,28 millones. El beneficio neto fue de 15,51 millones de euros, frente a los 13,13 millones de 2001.

Por otra parte, el grupo tiene presupuestadas inversiones de unos 20 millones de euros para 2003, especialmente centradas en la renovación de uno de los hornos de Llodio, y dentro de un plan de renovación de hornos que incluirá, en los próximos años, los tres de Llodio y los dos de Crisnova.