Bye Bye, innovación centrada solo en el consumidor. Welcome innovación centrada en todo el sistema. Ya los tenemos aquí, ya llegan los nuevos años 20, y estos, en lugar de ser locos, son globales, conscientes y muy exigentes para todos los que los vamos a vivir.

La tecnología está transformando todos los sectores a una velocidad nunca vista, si esto ya nos tenía un poco bloqueados, ansiedad tech, la creciente preocupación por el cambio que está sufriendo nuestro planeta, todavía nos puede bloquear más, naciendo un fenómeno que se conoce como la eco ansiedad.

Nos enfrentamos a una mayor preocupación por comer de forma saludable, con un mercado de wellness que a nivel global muestra una subida sostenida en los últimos años, creciendo un 13,5% entre 2015 y 2017, a un creciente consumo de los seniors, siendo sus necesidades alimenticias diferentes y a cambios de hábitos que llevan el valor del hogar al foodservice y a la comida preparada, primando la proximidad y el convenience y el listo para llevar. Un mundo global con un esquivo valor añadido que puede sufrir vaivenes por muchos motivos: reducción del consumo de carnes, amenazas políticas, crisis alimentarias…

Se hace necesario cambio del modelo global, donde sabemos que las acciones individuales importan, pero sabemos que no son suficiente. Algunos señalan que la única forma de conseguirlo es decrecer.

“Siempre que hay crisis, sean económicas o climáticas, donde unos ven solo problemas, otros ven oportunidades”

Pero siempre que hay crisis, sean económicas o climáticas, donde unos ven solo problemas, otros ven oportunidades. Muchas startups, nos muestran el camino de un nuevo modelo. Y cada vez hay más inversores de todo tipo, incluidas las grandes empresas dispuestas a invertir para que ese cambio del sistema alimentario ocurra. La innovación es la clave, pero el actual escenario económico, tecnológico y climático exige nuevas formas de innovar mucho más abiertas y colaborativas. Nosotros vemos 4 nuevas formas de pensar que serán necesarias para afrontar los nuevos años 20.

- De pensar en lineal a pensar en circular, más allá de la reducción de residuos

Nuestro sistema alimentario global es uno de los sectores que contribuye de manera clara al calentamiento del planeta. Con una contribución de entre el 19% y el 29% es uno de los grandes protagonistas del ansiado cambio de modelo que no se trata de una mera mejora de lo actual, sino de cambiar hábitos de consumo, hábitos de producción y en definitiva descarbonizar una compleja cadena de valor.

Estamos en un momento inmejorable para que esta transición se pueda acelerar:

  • Con un consumidor más informado que fuerza pidiendo ese cambio 
  • Con una tecnología que abre el mundo de las oportunidades
  • Con nuevas regulaciones que están dando pasos para que emerja ese mejor sistema

El objetivo es pasar de lo convencional a lo verde, y luego en pasos sucesivos a lo sostenible, lo restaurador, lo reconciliador, para acabar siendo realmente regenerativo.

“El objetivo es pasar de lo convencional a lo verde, y luego en pasos sucesivos a lo sostenible, lo restaurador, lo reconciliador, para acabar siendo realmente regenerativo”

Los pioneros nos están mostrando el camino con agricultores y ganaderos apostando por prácticas regenerativas, yendo más allá de lo orgánico. Algunas pequeñas empresas ya producen con esos ingredientes que regeneran el planeta. Y también restaurantes de todo tipo están mostrando el camino a un sector, el de foodservice, con una capacidad de influencia creciente que debe ser aprovechada para impulsar esos cambios de hábitos.

- De pensar en competir en sectores “cerrados” a pensar en satisfacer las necesidades de nutrientes con el mejor ingrediente

Que las dietas pasan de moda es una realidad, aunque algunos se apunten temporalmente a ellas aprovechando el tirón de alguna combinación mágica, pero comer más vegetales y más comida real ha venido para quedarse, irrumpiendo en el sector un nuevo concepto de “dieta más sostenible” moviendo al consumidor hacia un consumo más responsable.

Los innovadores plant based, y sobre todo los de la carne, han ido directamente a atacar la proteína animal. Y está funcionando…, lo que está permitiendo proyectar en un mercado global plant based de 6,3 Bill € para el 2023. Todo el mundo quiere apuntarse a ser el primero en recoger beneficios del gran ruido mediático que está generando. No nos extraña que las grandes empresas junto con los retailers reaccionen con desarrollos propios intentando llegar al máximo de consumidores.

El juego está en el tablero, sustituir la proteína animal por la vegetal abre oportunidades para cualquiera. A la proteína se apuntan las aguas, los refrescos o los snacks, pero atentos, aún queda mucho por ver. En el futuro la discusión no tratará sobre qué proteína es mejor o peor, sino de que su forma de producción sea más sostenible, que cubra las necesidades nutritivas, de sabor y experiencia de los consumidores, que se distribuya de la forma más eficiente y que no genere ningún desperdicio.

- De pensar en categorías de producto a pensar en momentos de consumo

Mientras las comidas menos estructuradas ganan peso, el momento snackeo se abre camino, bien sustituyendo una comida, en el puesto de trabajo, en el coche o después de hacer deporte. Sabor, nutrición-salud y conveniencia, todo sirve en la cantidad y el formato adecuado.

La carne, atacada por la ola vegetal, quiere su protagonismo en estos momentos entre horas con una oferta variada, que imita en muchos casos a las de los snacks más clásicos, como las barritas. Los vegetales siguen pasando del lineal de frescos al lineal ambiente con propuestas cada vez más innovadoras como los snacks de setas o los chips de sandía. En paralelo el snack tradicional salta al lineal refrigerado para poder asegurar una mayor frescura y una mayor promesa de nutrición y salud, con efectos probióticos, prebióticos...

Estos momentos dan opción a la aparición de nuevos productos que no se dejaban ver en el mundo snacks, como el huevo. Y algunos ultra procesados que sufren en su momentos de consumo original, como los cereales de desayuno, también quieren apuntarse a la batalla con formatos on the go y beneficios 3 en 1, gracias a la incorporación de frutas y yogures liofilizados.

El momento de la relajación o la noche también vive nuevas iniciativas que contribuyen a preparar el cuerpo o mejorar la calidad del sueño.

- De pensar en tech como obligacion, a tech como una gran solución

La tecnología nos ayuda a entender al consumidor para aportar soluciones personalizadas dependiendo de la edad.

“La tecnología nos ayuda a entender al consumidor para aportar soluciones personalizadas dependiendo de la edad”

La tecnología alineada con la naturaleza nos puede ayudar en la gestión de todos los sectores primarios respetando sus ciclos.

La tecnología se pone al servicio de la reducción del desperdicio alimentario, cuyos datos dejan atónitos, desde la primera parte de la cadena, a la fase de transformación y a la de distribución. El objetivo, reducir la complejidad y las pérdidas.

“La tecnología alineada con la naturaleza nos puede ayudar en la gestión de todos los sectores primarios respetando sus ciclos”

La tecnología al servicio de la industria para eliminar el residuo orgánico a través de su redistribución o de su reutilización, idealmente vía upcycling y no downclycing. O también para reducir el plástico, uno de los errores más visibles del sistema actual.

La tecnología…como solución.

Necesidad de enfoque sistemático para pasar a la acción

Toda esta complejidad del Food System exige un pensamiento sistémico y una nueva forma de innovar donde la colaboración, la regulación, los proyectos público-privados, las alianzas y la innovación abierta serán esenciales para poder avanzar.

Nuestras recomendaciones son:

  • Identificar y concentrarse en las oportunidades reales para tu negocio, dejando a un lado el ruido general de la economía circular
  • El Big future empieza con pequeños pasos. El modelo circular perfecto no es lo importante al principio
  • Invertir en tecnología que ayude a que el modelo sea más circular
  • Aprender de las experiencias