La dirección de Makro y los representantes sindicales de su Comité Intercentros han llegado a un acuerdo conjunto para afrontar la extraordinaria situación que atraviesa el país por el Covid-19. Dicho acuerdo se enmarca en el diálogo que Makro mantiene con la representación sindical y pretende garantizar la continuidad del negocio, afrontando el impacto que la suspensión de las actividades de hostelería y restauración está teniendo en su actividad habitual. Ante esta situación, empresa y sindicatos han acordado implantar de forma inmediata:

  • Reducir temporalmente los horarios de apertura comercial de sus centros de negocio a partir del jueves 26 de marzo. Existiendo centros con un horario de mañana (de 8:30h a 14:30h) y otros donde prestarán servicio de mañana y tarde con un cierre adelantado al habitual (de 8:30ha 18:30h). Los domingos de apertura el horario será de 10:00h a 14:00h. No se plantea el cierre de ninguna de las tiendas.
  • Adecuar a un 50% la jornada laboral de los trabajadores de centros con horario temporalmente reducido, manteniendo sus condiciones salariales. La dirección y los trabajadores acordarán los horarios a realizar en cada posición para cubrir las necesidades organizativas del centro y garantizar el servicio a los clientes.
  • Implantar una medida adicional de ayuda familiar durante la vigencia del estado de alarma, por la que Makro concederá, cuando sea posible, licencias retribuidas a aquellos empleados que convivan con familiares con enfermedades sensibles o de riesgo al Covid-19, así como con embarazadas o con mayores de 70 años.

En el marco de esta negociación, Makro ha comunicado a los representantes sindicales su intención de iniciar un procedimiento legal para la suspensión temporal de contratos y reducción temporal de jornadas (ERTE) por causa de fuerza mayor. La compañía garantiza así que mantendrá en vigor los contratos de todos sus trabajadores, que quedarán temporalmente suspendidos o reducidos en función de cada caso, ya que el procedimiento no afectará a toda su plantilla por igual. Estas medidas pretenden racionalizar y ajustar su actividad a la demanda actual.

Makro ha comunicado a los representantes sindicales su intención de iniciar un procedimiento legal para la suspensión temporal de contratos y reducción temporal de jornadas (ERTE) por causa de fuerza mayor

Además, para paliar las posibles consecuencias que estas medidas pudieran tener en su equipo, Makro se compromete a mejorar las condiciones legales de todos los afectados por esta suspensión o reducción complementando sus prestaciones por desempleo hasta el 100% de su salario hasta el próximo 20 de abril. Así mismo, Makro garantiza que los trabajadores afectados generarán antigüedad a todos los efectos.

Estas iniciativas se suman al resto de medidas de seguridad, prevención y conciliación puestas en marcha por Makro para proteger la salud de sus trabajadores y clientes ante la actual crisis sanitaria y demostrarles su apoyo en esta situación extraordinaria.