Makro se ha posicionado como el primer distribuidor de hostelería en ofrecer un total de 64 referencias de ternera y añojo con la certificación Global G.A.P. en toda la cadena de producción.

Esta certificación internacional establece normas voluntarias a través de las que certificar los productos primarios ante la necesaria protección del medio ambiente. Así, Makro ha certificado un total de 64 referencias de carne de marca propia bajo este sello, garantizando la calidad certificada durante toda la cadena de suministro: desde el pienso vegetal certificado que come el animal, el bienestar y el control veterinario de la granja, el matadero y sala de despiece, hasta la sala de corte y envasado.

Todas estas fases disponen del sello de Ganadería Certificada (GGN) de Global G.A.P., lo cual supone un proceso de desarrollo e implantación de una certificación de sostenibilidad y trazabilidad del producto, bienestar animal y control sanitario, entre otros aspectos de la cadena de suministro.

Marta Pérez Postigo: “El compromiso de Makro con la producción y desarrollo sostenible es un pilar clave de nuestra estrategia”

En palabras de Marta Pérez Postigo, directora de comunicación y RSC de MAKRO: “el compromiso de Makro con la producción y desarrollo sostenible es un pilar clave de nuestra estrategia. Mediante esta certificación, ponemos de manifiesto nuestra intención por continuar construyendo y dando pasos en este sentido, garantizando la calidad y el cuidado del entorno en toda la cadena de suministro”.

Estas carnes certificadas por Global G.A.P., que además se producen 100% en granjas nacionales, se comercializan bajo sus marcas propias Makro Chef (carne de añojo) y Makro Premium (carne de ternera), con diferentes tipos de corte (lomo alto, lomo bajo, solomillo, aguja, babilla, etc.) pensados especialmente para el hostelero. Se pueden encontrar en tres formatos: las piezas completas al vacío, producto porcionado envasado en termoformado o en bandejas.

Estas líneas de productos cárnicos son producidas de manera 100% local

Además de la certificación Global G.A.P., la planta de procesado de estas carnes, dispone de otros dos certificados (IFS y BRC), los cuales garantizan la seguridad alimentaria en todos sus procesos de corte y envasado. Asimismo, laboratorios independientes controlan de manera regular la calidad y el estado de este surtido.