Contar con la fábrica de hielo innovadora para crecer en mercados nacionales e internacionales es el objetivo que acaba de hacer realidad Cubers, empresa especializada en la fabricación y comercialización de hielo premium. La empresa acaba de inaugurar sus nuevas instalaciones productivas en Alaquàs (Valencia), que se unen a la fábrica que ya posee en Asturias. La puesta en marcha de estas nuevas instalaciones se enmarca en un ambicioso plan de expansión nacional e internacional, que llevará a la compañía a incrementar su facturación en un 35% en 2016 (hasta situarse en los 6,7 millones de euros) con un aumento del 70% en volumen por toneladas de hielo. El objetivo es alcanzar el liderazgo en su sector en los próximos años, triplicando su facturación y continuando su expansión geográfica.

Para ello, la compañía ha invertido en torno a 3,5 millones de euros. La mayor parte de esta inversión se localiza en las nuevas instalaciones de Valencia, que cuentan con 5.000 m2 de superficie, una capacidad productiva de 80 Tm de hielo por día, cámaras que superan los 113.000 m3 y un almacén con capacidad para 3.600 Tm de hielo.

"La inauguración de las nuevas instalaciones en Valencia es el resultado de años de trabajo, esfuerzo y mucha ilusión. Esta fábrica es, junto con la de Asturias, la más avanzada de España en la fabricación de hielo. Es nuestra apuesta por la innovación la que nos diferencia y la que nos permitirá cumplir los ambiciosos planes de crecimiento que nos hemos fijado", apunta Carlos Ramírez, director general de Cubers.

La fábrica de Alaquàs, con más de 5.000 m2 de instalaciones productivas, produce hielo mediante un novedoso proceso de doble congelación del agua, en el que interviene un sistema de circulación de aire frío desarrollado por Cubers, capaz de regular la temperatura del túnel por el que circulan los moldes de cubitos, y haciendo que cada uno de ellos se vaya congelando lentamente. Este proceso dura en torno a 6 horas, y les confiere a los cubitos una gran durabilidad y poder enfriador.

Las nuevas instalaciones de Cubers apuestan además por la automatización del proceso final de envasado, paletización y almacenamiento. De esta manera, se garantiza el máximo nivel de higiene, ya que el producto final nunca entra en contacto con agentes externos y mantiene el máximo nivel de garantía sanitaria.