El práctico tapón de rosca combiSwift también se encuentra disponible para envases de cartón de alimentos de SIG Combibloc. Este tapón de rosca "ofrece la máxima conveniencia a la hora de abrir los envases, y de verter y distribuir alimentos de larga conservación como sopas, salsas, productos de tomate y postres", explica la compañía. Como los envases pueden volver a cerrarse, los productos siguen estando protegidos tras la apertura inicial.

Hanno Bertling, Global Product Manager for Opening Solutions en SIG Combibloc, comenta que "combiSwift es uno de nuestros tapones de rosca más modernos. Está diseñado específicamente para adaptarse a la necesidad de conveniencia del consumidor. El cierre, hecho de plástico reciclable de primera calidad, puede abrirse sin el menor esfuerzo de un solo giro. Lo conveniente de la apertura se debe a que el cierre se aplica sobre un agujero laminado, y al abrirlo por primera vez el consumidor únicamente tiene que perforar finísimas capas de polímero y aluminio. Para que esta técnica funcione, primero se perforan en el cartón agujeros del tamaño adecuado, y luego se revisten con aluminio y polímeros".

En las instalaciones de los clientes de SIG Combibloc -después del llenado aséptico del producto y posterior sellado del envase de cartón en el interior de la máquina llenadora- se aplica el cierre en tres partes al exterior del envase

El cierre se compone de un ribete con un anillo de corte integrado y tapón de rosca; el anillo integrado en el ribete corta limpiamente y sin esfuerzo las finas capas, de un solo giro. El cierre tiene una altura total de 12,6 mm y pesa 2,7 gramos.

combiSwift hizo su aparición en el mercado en 2006. En un principio los cierres se aplicaron a envases de cartón para leche y productos lácteos, y fueron muy bien acogidos por los SIG Combibloc consumidores.