Linde Material Handling celebra los 20 años de su filial en China. Fue en el mes de diciembre de 1993 cuando la empresa, a través de una joint venture primero y, poco después, levantando su propia planta de fabricación en Xiamen, ciudad situada en la costa sureste de China, dió los primeros pasos en este país asiático. Desde ahí, la nueva filial de Linde fue desarrollándose rápidamente, convirtiéndose en un importante y exitoso proveedor no chino de equipos de manutención.

Entre la sede principal de Xiamen y los más de 100 puntos de venta y servicio a nivel nacional, la empresa emplea a más de 2.500 personas, de éstas, a unos 170 ingenieros de desarrollo, 500 trabajadores de fabricación y montaje, así como 650 técnicos de servicio postventa. Coincidiendo con el XX aniversario, se ha hecho entrega de la carretilla elevadora número 100.000 de fabricación china.

La fórmula para el éxito en China de Linde consiste en no haber apostado únicamente por estructuras comerciales locales, sino que, "paralelamente, hemos ampliado tanto su abanico de productos como nuestras capacidades de fabricación y desarrollo, y servimos al mercado directamente a través de nuestra planta en Xiamen", recalca Theodor Maurer, CEO de Linde Material Handling.

Gracias a su temprana entrada en el mercado chino, Linde MH cuenta hoy en día con importantes ventajas competitivas. "En términos de calidad de producto y servicio postventa, Linde ha marcado pautas en los últimos veinte años y goza ahora de gran reputación y confianza entre los clientes", acentúa Maurer. Para ello, Linde no sólo ha creado una densa red de ventas y servicio, sino que también fabrica en la planta de Xiamen las 19 diferentes series de carretillas y máquinas de interior de Linde.

Con objeto de disponer de mayores capacidades para el desarrollo de productos para mercados específicos, Linde China FLT amplió en el año 2011 su centro de investigación y desarrollo en la sede principal de Xiamen. Además, la rapidez del servicio y la alta disponibilidad de recambios quedan garantizadas a través del almacén de recambios propio, certificado según ISO 9001, con 17.200 diferentes artículos.

Con motivo del XX aniversario, Linde China FLT organizó en mayo de 2013 el "Forklift Truck Tibet Challenge". Este desafío consistió en que una carretilla diésel de fabricación china con capacidad para 3.000 kg recorrió un trayecto de 2.000 kilómetros, desde Chengdu en China central, pasando por la cordillera del Himalaya y hasta llegar a la ciudad tibetana de Lhasa. Esta campaña de impacto publicitario estaba destinada a demostrar la robustez y fiabilidad de las carretillas Linde, incluso en condiciones de uso extremas, aparte de apoyar proyectos sociales a lo largo del trayecto.