AMDPress.- Ahold ha llegado a un acuerdo con la autoridades estadounidenses para cerrar la investigación que estaban llevando a cabo sobre sus cuentas a raíz del escándalo contable acaecido en 2003 por 945 millones de euros.

El grupo de distribución ha indicado que anotará un gasto extraordinario de 585 millones de euros después de impuestos en sus cuentas del tercer trimestre por este concepto.

En febrero de 2003, Ahold reconoció que había inflado sus ingresos en unos 1.000 millones de dólares en los tres ejercicios anteriores, una situación que provocó el derrumbe de la cotización de la compañía y la salida de su consejero delegado, Cees van der Hoeven, y de su director financiero, Michiel Meurs.