El grupo británico Allied Domecq ha obtenido en su último ejercicio (septiembre 1999/agosto 2000) una facturación de 2.602 millones de libras esterlinas ( unos 744.172 millones de pesetas), lo que representa un crecimiento del 9% respecto al ejercicio precedente. El beneficio operativo ascendió un 13% hasta los 487 millones de libras (más de 67.830 millones de pesetas), y antes de impuestos un 16% hasta los 404 millones de libras (115.544 millones de pesetas). Para el consejero delegado de Allied Domecq, Philip Bowman, "este crecimiento de dos dígitos, obtenido en un periodo de cambios importantes en el Grupo, se debe fundamentalmente a la implantación eficaz de nuestra estrategia de negocio. Nuestra división de Spirits & Wine mantiene sus buenos resultados, conseguidos principalmente por las tres marcas prioritarias (Ballantines, Kahlúa y Beefeater), y la división de comida rápida QSR (Quick Service Restaurants), tras la reestructuración de nuestro negocio internacional, ha registrado excelentes resultados con un crecimiento en beneficios operativos del 14%", asegura Bowman.