Alrededor del 85% de los 90.000 pequeños y medianos comercios que existen en la Comunidad de Madrid cerraron sus puertas el pasado lunes, según las patronales Cecoma y Unipyme, en protesta por la decisión de la Comunidad de Madrid de ampliar de 14 a 18 el número de festivos al permitir abrir todos los domingos del mes de agosto. Por su parte, Luis Blázquez, consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, aseguró que no cambiará de opinión al considerar que la medida “perjudique al pequeño comercio”. Muy al contrario, Blázquez señaló que “será muy beneficioso para Madrid y para quienes quieran abrir”. El consejero de Economía indicó que el único problema del pequeño comercio estará en el sector de alimentación, que “tiene que evolucionar y transformarse”.