Antes del día 1 de enero del año 2005 no habrá libertad absoluta de horarios ni de apertura, según han indicado fuentes del Gobierno. El Ejecutivo es partidario de mantener el actual sistema de horarios hasta esa fecha como mínimo y de que vuelva a ser negociado con las Comunidades Autónomas, que son las que tienen competencia para regular los horarios de apertura y cierre de los locales comerciales en sus respectivos territorios, siempre con el límite de los principios generales sobre ordenación de la economía.