El Gobierno de Aragón ha aprobado un nuevo Plan para el Equipamiento Comercial (el anterior, de 1994, fue declarado nulo por los tribunales), que prohibe abrir nuevas grandes superficies en Zaragoza capital y su comarca durante los próximos.