AMDPress.- La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) ha alertado sobre la "inseguridad comprobada hace años del sistema de tarjetas de crédito, tanto de las habituales de cinta magnética, que es muy fácil de copiar por varios métodos, como de las nuevas con chip".

El director de coordinación de Ausbanc, Cholo Hurtado, precisó que los bancos que las emiten anuncian cada cierto tiempo que invertirán parte de sus beneficios en mejorar el sistema "pero siempre posponen esas mejoras".

Los beneficios que obtienen los bancos por el uso de las tarjetas se cifran, según un informe de Ausbanc, en unos 2.000 millones de euros por operaciones bancarias que mueven 100.000 millones de euros, informa EFE.

Durante una rueda de prensa, Hurtado recordó que "las entidades bancarias suscribieron un código ético en 1990 por el que la responsabilidad del usuario por operaciones hechas con su tarjeta es de un máximo de 150 euros, antes de que pueda notificar su extravío". "Este acuerdo, aunque es de cumplimiento obligatorio -recordó-, no figura en los contratos y no se aplica".

Ausbanc recomienda que, mientras los bancos no utilicen sistemas seguros de identificación como la huella dactilar, el iris del ojo o la forma del rostro, los usuarios habituales deben tomar una serie de precauciones recogidas por la asociación en un decálogo.

Para evitar situaciones desagradables, la asociación recomienda a los usuarios memorizar el número secreto de la tarjeta -no anotarlo, ni utilizar como número clave una cifra reconocible; firmar la tarjeta y no llevar más de una en la misma cartera. También hay que evitar su uso "fuera de nuestra vista cuando la entregamos para hacer un pago".

Además, es aconsejable no tirar el extracto de la operación realizada, controlar y repasar los extractos de saldos enviados por la entidad bancaria. En caso de sustracción de la tarjeta, es necesario llamar a los servicios de 24 horas de la entidad bancaria para que la bloqueen; a la comisaría para denunciar la pérdida o robo y otra a la entidad para confirmar el bloqueo de la cuenta.

Hurtado recordó que “ante el robo de la tarjeta de un cliente, y su uso fraudulento por otra persona para realizar pagos, una entidad bancaria, tal como está actualmente la ley, tiene que demostrar que el propietario de la tarjeta actuó con negligencia”.