Carrefour comenzará su actividad como operador de telefonía móvil en España mañana viernes, 27 de octubre, según ha anunciado Gilles Petit, consejero delegado de la compañía. El servicio, llamado “Carrefour Móvil”, se presenta como “sencillo y barato”. De esta forma, Carrefour se convierte en el cuarto operador de telefonía móvil en España, y la primera empresa de distribución que ofrece este servicio.

“El mercado de la telefonía móvil tiene mucha lógica estratégica para Carrefour”, según ha comentado Petit, quien asimismo ha recalcado que la compañía comercializará desde mañana este servicio con prepago y a partir de 2007 en contrato. Carrefour Móvil ofrece una tarifa única sin condiciones de 0,15 euros por minuto para cualquier tipo de llamada nacional y la tarifa para los mensajes de texto es de 0,13 euros.

Carrefour, que cuenta con el soporte técnico de Orange para prestar su servicio de telefonía móvil, comenzará a prestar este servicio en sus 153 hipermercados y 78 supermercados Carrefour Express. Asimismo, las recargas podrán realizarse, además de en los establecimientos señalados, en 3.000 tiendas Dia, 12.000 cajeros 4B, y, próximamente, en quioscos y gasolineras.

Por otra parte, como promoción de lanzamiento, Carrefour ofrecerá descuentos de hasta el 40% para determinadas descargas. Para adquirir este servicio, la cadena ofrece varias opciones: compra de tarjeta SIM con 10 euros en llamadas y 20 SMS gratis; adquisición de tarjeta y teléfono libre por 49 euros; la portabilidad del número; o, incluso, la adquisición de un teléfono, entre un surtido de 29 modelos.

Según Gilles Petit, Carrefour Móvil cuenta con seis palancas de éxito: imagen de marca consolidada, un millón de clientes diarios, libertad de elección, conocimiento del producto y del cliente, la red comercial del grupo y el precio. “Los operadores clásicos intentan crear valor con aportaciones innovadoras, pero nuestro reto es diferente, ofrecer a los clientes un servicio sencillo y barato”.

Carrefour ya presta un servicio de telefonía móvil en Bélgica y, desde el 8 de noviembre, lo hará también en Francia.