AMDPress.- Las Cortes de Castilla-La Mancha han aprobado la modificación de la Ley de Comercio Minorista con el apoyo del PSOE y del PP. El proyecto de ley tiene como objetivo propiciar una adecuada ordenación de la actividad comercial y garantizar la supervivencia del pequeño comercio frente a las medianas y grandes superficies, evistando situaciones de dominio.

Con la modificación legislativa se fija una nueva definición del concepto de gran establecimiento comercial y se establece la exigencia de una licencia comercial específica para las medianas superficies, en función de su tamaño y de la población donde se pretenda instalar.

Hasta este momento se consideraba gran superficie el establecimiento de más de 2.000 m2 útiles para la venta, con independencia de la población donde se ubicara, mientras que ahora habrá tres tramos por población para aquellos locales comerciales con una superficie con sala de venta de entre 2.000 y 750 m2.