El Grupo Codorníu ha registrado en su último ejercicio cerrado el 30 de junio de 2000 una facturación de 30.608 millones de pesetas, lo que supone un crecimiento del 10% respecto a los 27.841 millones de pesetas del ejercicio 1998/1999. El beneficio neto ha crecido un 41% hasta situarse en los 1.829 millones de pesetas. El grupo catalán, que para el presente ejercicio 2000/2001 prevé incrementar su facturación hasta los 33.800 millones de pesetas, ha puesto en marcha un plan de inversiones de 7.000 millones de pesetas, que se destinarán principalmente a las siguientes partidas: la plantación de nuevas viñas en las fincas adquiridas el año pasado en California; la construcción de una bodega y la plantación de 50 hectáreas en Argentina; construcción de la bodega y plantación de viñas en Ribera del Duero; en una nueva bodega de crianza y mejoras en los edificios de Bodegas Bilbaínas; la construcción de un nuevo almacén logístico en Sant Sadurní; la ampliación de zonas de recepción uvas y salas de fermentación y crianza en Masia Bach y Raimat; y en la adquisición del 25% de Cellers Scala Dei.