La empresa norteamericana Quaker Oats, fabricante de la bebida isotónica Gatorade, se ha quedado sin compradores. Tras la retirada de Pepsico y Coca-Cola, el grupo francés Danone ha puesto fin a las negociaciones aludiendo a que los “términos financieros de la operación no son conformes a los intereses de sus accionistas, ni coherentes con la estrategia de creación de valor de la compañía”. Los analistas ahora apuntan a Nestlé como el único candidato que podría realizar una oferta por la empresa norteamericana.