Aral Digital.- El grupo Carrefour anunció, ayer 6 de marzo, la dimisión del presidente de su consejo de vigilancia, Luc Vandevelde. El motivo parece ser debido a la falta de confianza del principal accionista del grupo de distribución, la familia Halley, que cuenta con un 13% del capital y el 20% de los derechos de voto.

Robert Halley, un directivo que ha sido propuesto por la familia Halley, se hace cargo actualmente de las funciones que desempeñaba Vandevelde.

Este hecho ha coincidido, ayer mismo, con la adquisición, por parte del empresario francés Bernard Arnault (que preside el grupo LVMH) y el fondo de inversión Colony Capital, de un 9,1% de Carrefour por valor de 3.200 millones de euros, convirtiéndose estos, así, en el segundo accionista del grupo.