El consejero delegado del Grupo Unigro, Jan van Rooten, y el director financiero de la compañía, Wouter Kranenburg, han presentado su dimisión por los malos resultados obtenidos en los seis primeros meses del año, debido, entre otras cuestiones, a los elevados costes de integración de las cadenas que se han ido adquiriendo (sobre todo en el caso de Disa y Mar y Mar). Fuentes de la holandesa Laurus, propietaria de Unigro, el mercado español se han mantenido estático a pesar del buen funcionamiento de la economía. Las ventas por metro cuadrado cayeron una media de un 2%, mientras que las ventas totales aumentaron un 1,5%.