Cincuenta y ocho de cada 100 productos de marca falsos se venden en establecimientos comerciales, frente al 19% que se vende en puestos ambulantes ilegales, según un informe elaborado por las Cámaras de Comercio y la Asociación Nacional de Defensa de la Marca (ANDEMA) sobre la usurpación de la marca en España. El 23% restante corresponde a la venta ambulante legal. Por sectores, textil-confección es el más afectado, con un 35% de los casos, seguido de bebidas-alimentación, y ya a mayor distancia relojería, bisutería, joyería, porcelana y cerámica, perfumería, ordenadores, repuestos de automoción y juguetes. Según el estudio, casi el 60% de las empresas españolas ha tenido algún problema con respecto a su propiedad industrial, ya sea falsificación o imitación de sus marcas. De hecho, el 63% de los productos que alcanzan éxito en el mercado tienen algún tipo de copia en menos de un año.