Aral Digital.- Las marcas blancas han alcanzado una cuota de mercado español superior al 50%, lo que ha derivado en que el 71% de los consumidores reparta su cesta de compra entre productos de distribuidor (MdD) y de fabricante (MdF), según revela un estudio sobre el 'Impacto de los cambios en la distribución' elaborado por Zenith Optimedia. El informe, basado en 300 entrevistas telefónicas, arroja que los consumidores españoles se decantan por combinar los productos tradicionales con aquellos que resultan más económicos.

Sin embargo, los precios de las marcas blancas, que pueden llegar a ser hasta un 30% más baratas que las de fabricantes, no merman la fidelidad de los consumidores hacia determinadas enseñas, ya que un 68% de los encuestados se muestra fiel por razones de calidad del producto.

“La calidad es la principal razón tanto para confiar como desconfiar de un producto. El precio queda en un segundo término”, subrayó el director de marketing de Optimedia y encargado de presentar el estudio, Carlos Casado.

Así, un 48% de los consumidores afirma que elige el establecimiento para realizar sus compras en función de las marcas que oferta, aunque complementa su cesta con productos de otras superficies. En este sentido, Mercadona representa la principal elección para el 38% de los entrevistados, aunque también reconocen que acuden a otros supermercados para llenar su cesta, situándose Carrefour como la segunda opción complementaria.