El 90% de las pequeñas y medianas empresas españolas estarán adaptadas al euro antes del 31 de diciembre de 2001, lo que sitúa a España en la media del resto de los países europeos, según la IV Encuesta sobre la Adaptación de la Empresa Española al Euro, elaborada por las Cámaras de Comercio. Esta cifra supone un aumento del 5% con respecto al año pasado.

De los resultados de la encuesta se deduce también que los empresarios estiman que necesitarán entre dos y tres meses para realizar la adaptación y que ello les supondrá un coste aproximado de entre 1.502 y 6.010 euros (250.000 y 1.000.000 de pesetas). El sondeo revela también un notable incremento de adaptación con respecto a los datos de 1999, en los que se indicaba que sólo el 11% de las pymes españolas se habían incorporado al euro. Así, a principios del año 2001, el 36% de las empresas afirmaba estar adaptado.