AMDPress.- El comercio electrónico minorista español (B2C) alcanzó en 2001 un volumen de negocio de 525,12 millones de euros, lo que supone un incremento superior al 100% en relación a las ventas registradas en 2000, cifradas en 204,34 millones de euros. Así se desprende del último estudio de la Asociación Española de Comercio Electrónico (AECE), que ha visto superadas sus previsiones y asegura que el B2C está creciendo de manera espectacular entre la mayoría de sus asociados, según ha manifestado su presidente, Fernando Pardo.

El estudio (elaborado a partir de encuestas a 4.200 empresas, a otros tantos particulares y a 537 compradores online) revela que más de 1,1 millones de internautas realizó compras o contrataciones online durante el año pasado. Esta cifra, a pesar de ser buena, comparada con el total de 7,7 millones de internautas españoles que existen en la actualidad es motivo de preocupación para Pardo, que considera un problema el hecho de que el crecimiento de usuarios se haya ralentizado y asegura que las tiendas virtuales tienen la asignatura pendiente de convertir a más internautas en compradores.

Respecto a los motivos que llevaron a los internautas a comprar, ha aumentado el porcentaje de usuarios que valoran la comodidad (46,1%) por encima del precio (19,2%), mientras que entre los que no se deciden a comprar por Internet "existe más miedo a peder la intimidad que la seguridad", asegura Pardo, ya que el miedo a facilitar los datos personales (19,6%) le ha comido terreno a la desconfianza por el sistema de pago (18,6%). No obstante, el primer freno a las adquisiciones online para el 27,4% de los encuestados es la falta de información, tal vez provocada por la caída de las inversiones publicitarias, según el presidente de AECE.