AMDPress.- El nuevo Gobierno socialista impulsará la unificación de los tres sistemas de pago que operan en España (Servired, Euro 6000 y 4B) dentro de una compañía independiente, con el objetivo de reducir las comisiones que bancos y cajas cobran a los comerciantes por los pagos con tarjetas.

El objetivo básico de esa proposición era establecer un sistema de transparencia en el cálculo de las tasas de intercambio que las entidades se cobran entre sí por las operaciones que realizan de una a otra, de forma que su coste sea mensurable y auditable cada año según una serie de criterios objetivos.

Esas tasas son, a su vez, la base sobre la que los medios de pago negocian después con cada comerciante o cliente la comisión de descuento que debe pagar, que supone el coste real que asumen y que suele ser, en la mayoría de los casos, menor que la tasa de intercambio.

La Administración sólo puede establecer un control sobre esas tasas, ya que la comisión final depende de otras variantes que escapan a su alcance, en función de las particularidades o condiciones de cada negocio.