El Gobierno vasco aprobó la semana pasada la aplicación de un decreto que fija nuevas condiciones a la implantación de grandes superficies comerciales en el País Vasco, lo que supone el desarrollo de la Ley aprobada en noviembre de 2000.

La nueva normativa entrará en vigor a lo largo de este mes de abril y considerará gran superficie al establecimiento que, situado en una población con menos de 5.000 habitantes, tenga una superficie de venta igual o superior a los 400 metros cuadrados. En municipios de hasta 10.000 habitantes, la categoría se fija con una superficie comercial de 800 metros; hasta 24.999 vecinos, lo metros de sala de venta se elevan a 1.000; y con más de 25.000 habitantes, a partir de 2.000 metros cuadrados.