El Grupo ENCE ha obtenido un resultado neto consolidado después de impuestos de 3.788 millones de pesetas durante el primer trimestre de 2000, frente a los 317 millones de pesetas de pérdidas registrados en el mismo periodo del año anterior, lo que representa ya el 75% del beneficio total obtenido en todo 1999. Los ingresos consolidados superaron los 21.980 millones de pesetas, un 46% más que en el mismo periodo del año anterior. Según fuentes de la compañía, "tras el gran salto de dimensión del pasado año, el aumento trimestral se ha originado esta vez principalmente en los precios de la celulosa, que han hecho crecer la facturación de este producto un 61%".