AMDPress.- En los últimos seis meses, entre abril y octubre de 2005, el hipermercado es el formato que ha mantenido una mayor contención en sus precios, que han descendido en todas las familias de producto excepto en la de pescados, donde los precios se han visto incrementados en un 4,7%. Asimismo, destaca su descenso del 13% en frutas y verduras, siendo el formato que más baja sus precios en esta categoría.

Por su parte, el que registra los mayores aumentos es el supermercado de pequeño tamaño, cuyos precios han subido en este período en todas las categorías, excepto en la de frutas y verduras, en la que descienden un 4,3%. Estos datos se desprenden del último Estudio sobre los Niveles de Precios de Productos de Gran Consumo, elaborado por la Universidad Complutense de Madrid a petición del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

En el conjunto de todos los formatos, desde abril a octubre de 2005 se han producido variaciones importantes en los precios de los productos frescos. Merecen destacarse las reducciones de un 8,8% en frutas y verduras y el aumento de un 5,2% en pescados. En carnes y productos de droguería se ha producido un ligero descenso del 0,5%, mientras que los precios de la alimentación envasada se han mantenido prácticamente estables ( 0,1%).

Por familias de producto, el estudio, realizado en 2.034 establecimientos de 42 ciudades españolas, estima que el comercio especializado sigue siendo el más competitivo en frutas y verduras y carnes, aunque en droguería e higiene y pescados tiene los precios más altos. Debe destacarse, no obstante, que es también el formato con incrementos más moderados en pescados. Por su parte, el mercado municipal es muy competitivo en carnes, pero lo es menos en pescados. Los hipermercados destacan por sus bajos precios en pescados, droguería e higiene y alimentación envasada. En cambio, los grandes y pequeños supermercados tienen un comportamiento más alcista, destacando en los grandes las subidas en frutas y verduras y carnes y, en los pequeños, los aumentos en alimentación envasada.

El recorrido o diferencia más elevada de precios entre el formato más barato y el más caro reside en los productos frescos, especialmente en pescados (16%) y frutas y verduras (14%). Por el contrario, en droguería, carnes y alimentación envasada las diferencias de precios entre formatos son muy reducidas, con recorridos del 9%, 6% y 4%, respectivamente.

En cuanto a la clasificación por ciudades, el informe recoge que las que tienen precios más reducidos acostumbran a ser las de tipo medio en cuanto a población y renta per cápita. Así, las más caras son Pamplona (en frutas y verduras), San Sebastián, Pamplona y Oviedo (pescados), Pamplona (carnes), La Coruña (droguería) y Las Palmas (alimentación envasada). Por su parte, las que resultan más económicas son Pontevedra (frutas y verduras), Castellón (pescados), Salamanca y Orense (carnes), Santa Cruz de Tenerife (droguería) y Ciudad Real (alimentación envasada).