La sección tercera del Tribunal Constitucional ha admitido a trámite una demanda de un comerciante contra la Ley de Horarios de la Comunidad de Madrid, que data de 6 de junio de 1994. Dicha ley establece la regulación del horario y los días festivos en el que los comercios podrán estar abiertos, cuando según entiende el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que ha sido el que ha planteado la cuestión de inconstitucionalidad, no tenía competencia para ello. Como se recordará, el Tribunal Constitucional ya había admitido otra cuestión similar como consecuencia del recurso presentado por la antigua Pryca (hoy Carrefour) contra una multa que le impuso el Gobierno madrileño por haber abierto un domingo no autorizado por la antedicha ley.