AMDPress.- La Fundación Grupo Eroski ha publicado la primera memoria medioambiental, en la que destaca la decisión, adoptada por el citado grupo distribuidor en 1993, de actuar de un modo proactivo en materia medioambiental, según informan fuentes de la empresa.

El resultado de esta iniciativa fue el encargo a una empresa externa de la primera auditoría medioambiental en empresas del sector de distribución alimentaria en España, que ha permitido conocer los puntos sensibles de la actividad empresarial, gracias a la cual se seleccionaron los objetivos que permiten paliar su repercusión en el entorno.

La memoria medioambiental realza "un amplio despliegue informativo" sobre la actuación llevada a cabo en el hipermercado Eroski de Leoia (Vizcaya), que ha implantado un sistema de gestión medioambiental (SGMA), lo que ha supuesto "un control estricto" del uso de materiales residuales y su limitación, garantizando "una mejora continua" en su impacto, y que supone actuar como un modelo reconocido entre las autoridades de la Unión Europea (UE), en un marco de actuación que gestiona el consumo eléctrico, de agua, de bolsas de compra, de tinta de impresora, de envases de productos de limpieza y consumo de papel.