En España hay más de 240 proyectos de centros comerciales, según la Asociación Española de Centros Comerciales, de los que sólo una tercera parte lograrán inaugurarse en los próximos seis años. Su apertura supondría contar con una superficie comercial de aproximadamente cinco millones de metros cuadrados, ente los de nueva creación y la ampliación de los ya existentes. Esto supondría una inversión superior a los 9.015,2 millones de euros (1,5 billones de pesetas) y la generación de 200.000 empleos.

Sin embargo, los promotores de centros comerciales consideran que la Administración central y las autonómicas se dejan influenciar en exceso por las agrupaciones del pequeño comercio que habitualmente tratan de obstaculizar el desarrollo de este negocio, que en su opinión tiene un impacto positivo sobre las variables económicas y sobre la inflación nacional, que podría bajar hasta un punto porcentual.

En 2000, el conjunto de centros comerciales creó 24.000 nuevos empleos; cifra que superó la media de la década que es de 20.000 nuevos puestos de trabajo. Con ellos se redondeó en unos 200.000 la cantidad de trabajos directos creada por estos establecimientos a lo largo de las años noventa. Cantidad que podría incrementarse aún más si se diera vía libre a las conocidas enseñas de los sectores de distribución, inmobiliario, turístico y ocio, que quieren desarrollar sus proyectos en España.