El grupo sueco de distribución de muebles y artículos para el hogar Ikea ha aprobado un plan de expansión para los próximos diez años en la Península Ibérica, que incluye la apertura de diez nuevas tiendas y un centro de distribución en Valls (Tarragona) con una inversión global prevista de 78.000 millones de pesetas, según anunció ayer el director general de Ikea España, Lars Ridoff. Las primeras aperturas, incluidas en este plan con el que la compañía espera alcanzar en España el liderazgo en su sector de distribución en España, son las de Lisboa, en el verano de 2002, y Hospitalet del Llobregat (Barcelona) en otoño de ese mismo año. Posteriormente, y hasta el año 2010, se realizará la apertura del resto de tiendas en Andalucía, País Vasco, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, Aragón, Asturias y Galicia, hasta completar la cifra de diez nuevos centros a los que se destinará una inversión aproximada de 70.000 millones de pesetas. Mientras que los 8.000 millones restantes se destinarán al centro de distribución de Valls, que facilitará el suministro de tiendas en España y el Sur de Europa, y cuya inauguración esta prevista para el 2003. Ikea España A.B. facturó en la Península Ibérica 42.174 millones de pesetas durante el último ejercicio, cerrado el 31 de agosto de 2000, un 37% más que en el ejercicio precedente, frente al 24% de incremento en la facturación mundial del grupo. El beneficio de la compañía en la Península alcanzó los 5.000 millones de pesetas en su último ejercicio, un 75% más.