AMDPress.- La cadena británica Sainsbury ha decidico abandonar el mercado de Estados Unidos para centrarse en el mercado británico. Con este propósito, ha anunciado la venta, por 2.040 millones de euros, incluida deuda de 304,55 millones de euros, de su filial estadounidense a Albertson’s, segundo grupo de distribución norteamericano.

Sainsbury compró su filial norteamericana hace 20 años; en la actualidad tiene 200 establecimientos y es la cadena número once en el ránking de distribución de EEUU, con una facturación en 2003 de unos 4.268 millones de euros y un beneficio bruto de 137,64 millones de euros.

La cadena de supermercados británica se concentrará a partir de ahora en recuperar su anterior situación en el mercado doméstico, frente a Tesco y Asda, perteneciente esta última al grupo estadounidense Wal-Mart, que en unos años la han situado en el puesto tres del ránking británico, cuando hasta 1995 ocupaba el número uno.

Por su parte, Albertson’s, segundo grupo de distribución de Estados Unidos, tiene 2.300 centros repartidos por 31 estados de EEUU y factura anualmente 35.000 millones de dólares.