La cervecera alemana Anheuser-Busch ha vuelto a ganar, esta vez en Italia, la disputa legal con la firma checa Budejovicky Budvar respecto a los derechos sobre la marca Budweiser, número uno mundial en ventas. Primero fueron los tribunales alemanes y ahora los italianos, los que han dictaminado que la cervecera Budvar debe dejar de utilizar las marcas Budweiser y Bud, invalidando los argumentos de la firma checa que se apoyaban en la denominación de origen de dichas marcas. Y es que, a diferencia del vino, la localización de la producción de la cerveza no determina las características del producto. Según Steve Burrows, consejero delegado de Anheuser-Busch, su compañía comenzó a utilizar la marca Budweiser en 1876, diecinueve años antes de que se fundara Budejovicky Budvar”.