Aral Digital.- Morrison Supermarkets, una de las cadenas de distribución más importantes de Gran Bretaña, ha aumentado un 4,3% su facturación en el tercer trimestre del año, mientras que en los seis meses anteriores el aumento de las ventas de la compañía se había cifrado en un 7,8%.

Desde la cadena atribuyen este descenso de ventas “a la inflación en el precio de los alimentos” e indican que “es un resultado acorde con el buen crecimiento experimentado en el segundo trimestre”, afirman fuentes de la compañía británica.

Por otro lado, una media de 10,8 millones de personas a la semana han visitado las tiendas de Morrisons entre julio y septiembre, es decir, 1,6 millones más que hace dos años, cuando inició la campaña “Food Specialist for Everyone”.