AMDPress.- El sector español de la franquicia se ha incrementado en número de unidades, facturación media de cada establecimiento y empleo generado durante los seis primeros meses de 2003, según se desprende del avance semestral del estudio "Situación de la Franquicia en España" elaborado por Tormo&Asociados. Así, en un comienzo de ejercicio marcado por el ciclo bajista de la economía mundial y la amenaza de una guerra inminente en el Golfo Pérsico, destaca la consultora, el sector mantiene índices de crecimiento similares a los de años anteriores. El seguimiento, realizado sobre una muestra próxima a las 300 cadenas que representan más del 85% del mercado en volumen de facturación y tamaño (número de establecimientos operativos), constata que durante estos primeros meses se han producido más de 2.000 nuevas aperturas hasta alcanzar los 50.417 establecimientos, un 4,11% de los existentes al comienzo del ejercicio. Para el año completo, la consultora prevé que se realicen unas 4.100 aperturas, lo que supondría un incremento del 8,25% respecto a 2002. Uno de los aspectos destacados por la consultora es el hecho de que el 38% de dichas aperturas haya sido realizado por las propias centrales de franquicia, gracias a la creciente confianza de las marcas en sus conceptos de negocio, que les motiva a realizar inversiones para aumentar su rentabilidad -para 2002 se espera una inversión superior a los 300 millones de euros, un 6,3% más-. Respecto a la facturación del sector, Tormo&Asociados estima una proyección de unos 16.150 millones de euros para este ejercicio, lo que supone un 15,5% más que en el año anterior. El empleo generado durante el primer semestre, por último, ha ascendido a la cifra de 6.800, con unas perspectivas de llegar a 13.000 al término del año.