AMDPress.- La inversión en centros comerciales en España en el primer semestre de este año ha alcanzado los 627 millones de euros, cifra que supone el 81% de la inversión total registrada en el ejercicio anterior, según un estudio publicado por la consultora inmobiliaria Jones Lang LaSalle.

Según la consultora, el volumen total invertido en centros comerciales en España a finales de año podría superar la cifra de 1.000 millones de euros. La inversión en centros comerciales se caracteriza, según el informe, por estar en uno de sus mejores momentos, favorecido por la buena marcha de la economía española y por suponer una alternativa “muy atractiva” respecto a otros productos de inversión.

Durante la primera mitad de este año se han cerrado un total de diez operaciones. Entre ellas destaca la compra del 50% del centro comercial Tres Aguas por parte de Metrovacesa y la adquisición a Alstom de su participación en La Maquinista.

Asimismo, se ha producido la compra de Nassica Getafe por parte de la británica Pillar Properties a Neinver y la adquisición en “forward-funding” de Forum Leon a la antigua MDC por parte del fondo alemán CGI.

En cuanto a las rentabilidades, se sitúan en torno al 6-6,5% para los mejores centros comerciales, “debido a la fuerte presión por parte de los inversores institucionales que buscan producto en España, las buenas expectativas de crecimiento y al elevado nivel de liquidez”, según señala el informe.

En lo que se refiere al tipo de inversores, durante los 12-24 meses se ha observado un cambio de importancia, ya que los fondos abiertos alemanes que tradicionalmente tenían poco peso en retail se están volcando cada vez más en este producto. Otro incremento destacable por parte de la demanda proviene de las grandes inmobiliarias españolas y los bancos nacionales. En cuanto a los vendedores, destacan principalmente los promotores.

Con respecto a las tendencias del mercado, el informe de Jones Lang LaSalle apunta hacia un gran atractivo generado por el sector retail en España hacia los inversores, así como una mayor transparencia en el mercado español a la hora de llevar a cabo las transacciones, lo que anima a los inversores extranjeros.

Asimismo se detecta un interés creciente por buscar centros más pequeños en ciudades no principales, debido principalmente a la escasez de producto en las grandes urbes.