Aral Digital.- La inversión en el sector de la distribución se mantendrá en 2011 en torno a los 500 millones de euros, ligeramente por debajo que en 2010, aunque lejos de los 1.500 millones de euros que alcanzó antes del inicio de la crisis económica, según el estudio de Jones Lang LaSalle 'El mercado de centros comerciales en España – situación actual, perspectivas y retos'.

En los seis primeros meses del año España concentró 205 millones de euros del total de 13.600 millones de euros que se invirtieron en centros comerciales en Europa, por detrás de países como Alemania, Reino Unido o Polonia en los que se centró la actividad de los grandes fondos de inversión.

No obstante, la consultora, que vislumbra tres nuevas operaciones antes de que termine el año, apunta que 2012 podría traer consigo una recuperación del sector, y resta importancia al poder de decisión de los bancos en este tipo de operaciones a través de las inmobiliarias españolas.

Asimismo, indica que el principal objetivo para los inversores especializados siguen siendo los activos 'prime', puesto que es difícil conseguir financiación para los productos secundarios, y prevé para el próximo año un incremento “significativo” del número de activos en el mercado, así como un acercamiento “más realista” de las posturas de los compradores y los vendedores.

Por otro lado, con las inauguraciones y ampliaciones previstas para este año, España cerrará 2011 con 657 centros comerciales y una Superficie Bruta Alquilable (SBA) de más de 15 millones de metros cuadrados, lo que le sitúa como el sexto país con más SBA por habitante, por detrás de Reino Unido, Francia, Italia, Rusia y Alemania.

Además, la densidad media de superficie comercial por cada 1.000 habitantes es de 323 metros cuadrados, siendo Murcia, Canarias, Madrid y Asturias las comunidades con mayor densidad y Baleares, Cataluña y Castilla La Mancha, las que menos. Respecto a los locales comerciales, las rentas en las calles 'prime' son las que mayor comportamiento registraron en los tres primeros trimestres del año.

En cuanto a las ventas minoristas que cayeron un 5,4% en el primer semestre del año, Jones Lang LaSalle estima que se podría producir una mejoría a partir de septiembre de 2012, para volver a términos positivos en 2013. España, que encabeza la caída de las ventas minoristas en Europa, no ha registrado crecimiento positivo en ninguna de sus comunidades autónomas en el primer semestre del año, siendo Andalucía y Aragón las que más decrecieron.