Aral Digital.- El principal retailer japonés, Seven & I Holdings, ha registrado un incremento del 3% en su beneficio neto en el primer trimestre del año, hasta totalizar 222 millones de euros. Por su parte, el beneficio operativo se ha cifrado en 483 millones, mientras que las ventas han caído un 0,3%.

El comercio minorista japonés se ha visto afectado por la caída del gasto del consumidor medio y el incremento en el ahorro. A lo que hay que sumar un largo período de deflación. Seven & I cuenta con 12.000 tiendas de conveniencia Seven-Eleven en Japón.

La empresa cerró el ejercicio 2009 con una caída del 20% en su beneficio operativo, no obstante, confía en que pueda crecer un 5,9% en el curso actual. La compañía, que gestiona también los supermercados Ito-Yokado, ha anunciado beneficios operativos de 1.815 millones de euros y una caída de 440 millones respecto al año anterior.