AMDPress.- Los comercios españoles perdieron 1.650 millones de euros en 2003 a causa de la pérdida desconocida, es decir, los hurtos externos e internos y los errores administrativos que se registran en sus centros, lo que supone un 0,9% de su facturación total. Esta cifra supone un descenso frente a los 1.800 millones registrados en 2002. Así, el porcentaje sobre ventas de estas pérdidas ha descendido un 8% en los dos últimos años.

Estos datos se desprenden del último estudio de AECOC sobre esta problemática, que se presentó ayer miércoles, 17 de septiembre, en Madrid, en el marco del VII Seminario AECOC de Prevención de la Pérdida Desconocida, donde se destacó que los comercios españoles pierden más de 2.500 euros por minuto sólo como consecuencia de los hurtos. Según el estudio, alimentos selectos, artículos de textil, música y ocio, bazar (pilas, maquinillas de afeitar), droguería y perfumería y bebidas encabezan la lista de los productos más sustraídos en los puntos de venta españoles.

Atendiendo a su tipología, la pérdida desconocida se divide en externa (ocasionada por los clientes), interna (de empleados o personas relacionadas con la empresa) y errores administrativos. Según el último estudio de AECOC, el 51% de la pérdida corresponde a hurto externo, un 30% a hurto interno y un 19% a errores administrativos.

En cuanto al perfil del hurtador, casi un 75% es menor de 30 años, que prefieren los fines de semana (viernes tarde y sábados) y las horas de máxima afluencia para actuar y que su escenario preferido es el fondo de la tienda. El importe medio de la mercancía sustraída supera los 30 euros.

Asimismo, el trabajo revela que el 88% de los empresarios españoles no es partidario de un código penal que, según han manifestado, tiene nula efectividad disuasoria y protectora. Para la mayoría de ellos uno de sus puntos críticos es que establece que las sustracciones inferiores a 300 euros no se consideran hurtos. De igual modo, creen que el marco legal es excesivamente indulgente con los hurtadores reincidentes, si bien los colectivos que más perjuicios les ocasionan son las bandas organizadas y los ladrones profesionales.

Durante el evento, además del último estudio de AECOC sobre el tema, se presentó un trabajo del profesor del IESE, José Luis Nueno, y varios ejemplos prácticos de reducción de pérdidas de compañías como Gillette y Allied Domecq. Otra parte del seminario se centró en la prevención de la pérdida desconocida en la cadena de suministro, incidiendo en la importancia de controlar los procesos de logística y transporte, que registran el 7,6% del total de pérdidas, y también se abordó la proliferación de las falsificaciones tanto de billetes como de artículos de marca.