AMDPress.- El coste conjunto de los costes directos e indirectos de la pérdida desconocida (hurto interno, externo, errores administrativos y costes indirectos asociados) alcanza los 6.000 millones de euros anuales en España, según se refleja en un estudio elaborado por los profesores José Luis Nueno y Pedro Videla del IESE-Universidad de Navarra en colaboración con la compañía Checkpoint, que gestiona los procesos de etiquetado y control de producto en todos los pasos de la distribución.

Los costes directos por pérdida desconocida suponen, según las cifras de AECOC, unos 1.500 millones de euros anuales, si bien los autores del estudio consideran que estas cifras pueden subestimar la magnitud del problema. Nueno y Videla mantienen que el coste global de la pérdida desconocida repercute en todos los eslabones de la cadena de distribución, lo que se traduce en un menor precio de bienes para los productores, una menor rentabilidad para los distribuidores y un mayor precio pagado por los consumidores.

Así, los costes indirectos pueden triplicar los costes directos, alcanzando los 4.500 millones de euros, y sumando ambos se obtiene una estimación superior a los 6.000 millones, un incremento de costes que en hasta un 70% recaería finalmente en el consumidor.

La mayoría de los robos, según los autores, se producen en grandes superficies, y las categorías más afectadas por el hurto externo son, por este orden, las de droguería-perfumería, alimentación envasada, productos frescos, bazar y textil.