AMDPress.- A pesar de que las condiciones de pago entre las empresas del sector de transporte y logística español establecen un plazo medio de 60 días, la media real de pago es de 76 días, por lo que en la mayoría de las operaciones existe un retraso medio de 16 días. Esto es lo que se desprende de un informe sobre hábitos de pagos en 2002 elaborado por Intrum Justitia, entidad europea especializada en la gestión de cuentas a cobrar (RMS), en metodología para agilizar el cobro de deudas y en el tratamiento profesionalizado de impagados a empresas.

Según el análisis, para acelerar los pagos, el 100% de las empresas de transporte españolas optan por enviar cartas o realizar llamadas telefónicas y el 60% prefiere contratar los servicios de abogados, mientras que ninguna compañía del sector recurre a los servicios de una empresa especializada en recuperación de deudas ni contrata seguros de crédito.

El 80% de los profesionales consultados han asegurado que, aunque los retrasos en los pagos acarrean graves consecuencias, como costes de intereses más altos, disminución de los beneficios y falta de liquidez, esto no supone una amenaza para la existencia de las empresas. Sin embargo, éstas están a favor de que los acreedores apliquen intereses de demora sobre las cantidades vencidas para hacer frente a los retrasos.

El grupo Intrum Justitia obtiene unos beneficios de más de 255 millones de euros anuales y está presente en 21 países europeos con una plantilla de 2.600 empleados