AMDPress.- La cadena británica Sainsbury ha presentado hoy los resultados del primer semestre. El resultado antes de intereses, impuestos y amortizaciones se situó en 118 millones de libras esterlinas (174,7 millones de euros) en las 28 semanas previas al 8 de octubre, frente a los 117 millones de libras esterlinas (173,2 millones de euros) del año pasado.

“Estamos en vías de cumplir los planes que presentamos el año pasado”, afirmó Justin King, consejero delegado de la compañía. No obstante, el directivo afirmó también que todavía queda mucho por hacer para conseguir un incremento anual de 2.500 millones de libras en las ventas en los próximos dos años y medio, dado el lento crecimiento del gasto de los consumidores.

El nulo crecimiento en los beneficios ordinarios de la compañía, durante el primer semestre, se debe a que el incremento de los ingresos en sus establecimientos se vio contrarrestado por las insolvencias en su división de banca.