AMDPress.- Los hogares cuya ama de casa o responsable de aprovisionamiento padece problemas de obesidad gastan en productos envasados de gran consumo 1.830 euros anuales, frente a los 1.794 euros de un hogar promedio, según el estudio “Marketing para un Target de Peso” elaborado por TNS Worldpanel.

Según dicho informe, estos hogares también realizan menos visitas a los establecimientos para abastecer sus hogares (72 visitas anuales frente a 76), pero su ticket es un 6% superior (25 euros frente a 24).

Asimismo, se decantan por marcas locales o segundas marcas internacionales, en detrimento de enseñas líderes o MDD, y en su cesta entran productos de todo tipo, junto con algunos directamente relacionados con el control del peso, como edulcorantes, refrescos light o yogures desnatados. Al hacer la compra, la búsqueda de proximidad y precio convierte a los discount, mercados y plazas en sus formatos de tienda preferidos.

En este contexto, Montse Roma, responsable de Marketing de TNS Worldpanel, apunta: “La obesidad afecta a todos, adultos y niños. Desgraciadamente, el Índice de Masa Corporal se ha convertido en una variable de segmentación de consumidores. Vivimos, pensamos, compramos y consumimos diferente en función también de nuestro peso”. Por ello, asegura Roma, “los fabricantes han adecuado su estrategia, su comunicación y su portfolio de productos a la nueva realidad. Ahora es el turno del consumidor”.