AMDPress.- El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) presentó el pasado viernes un informe sobre los hábitos de consumo y de la distribución en Navidad, elaborado a partir de los datos objetivos del Panel de Consumo y de los datos subjetivos de percepciones que recoge el Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria.

El estudio refleja que el promedio gastado en alimentación por hogar la Navidad pasada alcanzó los 300,7 euros, así como que, con carácter general, el consumidor español elige los hipermercados y supermercados para la compra de ultramarinos, congelados, vinos y otras bebidas mientras que se decanta por las tiendas de barrio y los mercados a la hora de adquirir sus productos frescos. Del estudio también se desprende que en estas fechas aumenta la compra de productos de alimentación en tiendas "delicatessen" o zonas "gourmet", así como las compras directamente a productores (criaderos, granjas, etc).

Respecto a los días elegidos por el consumidor para la realización de las compras de alimentación, la mayoría prefiere realizarlas entre semana para evitar las aglomeraciones. A su vez, la mayoría de los consumidores compran los productos frescos en la misma semana de las fiestas. Sin embargo, los dulces, bebidas y conservas sí se suelen adquirir con mayor antelación.

Tanto los consumidores como los distribuidores perciben un aumento generalizado en los precios de los alimentos en estas fechas, especialmente en las tiendas tradicionales y en los hipermercados. La subida de precios no modifica la composición de la cesta de la compra, tan solo, el 38 por ciento de los consumidores busca productos alternativos ante una subida de precios. Dicho aumento, destaca en los productos frescos, siendo las bebidas, tanto alcohólicas como no alcohólicas y los ultramarinos, los productos que se mantienen más estables.