AMDPress.- Los fabricantes de bebidas alcohólicas agrupados en torno a la Federeción Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) han mostrado su satisfacción ante la aprobación de una enmienda presentada por Convergència i Unió en el Senado, que les permitirá ampliar en 30 días el plazo de para liquidar el impuesto especial sobre el alcohol y bebidas derivadas. Con esta medida, que les proporciona una media de 120 días para abonar el impuesto, “se mitigará el grave desajuste temporal existente entre los pagos que se realizan a Hacienda y los cobros de los clientes tras la entrega de mercancías”, explican desde FEBE.

Además, la patronal del sector continúa reclamando una política fiscal futura gradual, para evitar subidas bruscas y repentinas de los impuestos especiales, como ocurrió en el año 1996 con un incremento del 26,5%, lo que supuso un aumento de la recaudación del 10%, y como sucederá el próximo año, con la anunciada subida del 8%.