La Asociación Española de Criadores de Vacuno de Carne, ASOVAC, ha manifestado su apoyo a la decisión del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de prohibir la importación de animales de más de 20 meses de edad procedentes de Francia e Irlanda. "España es uno de los pocos países de Europa que no ha sufrido nunca un solo caso de Encefalopatía Espongiforme Bovina (BSE), y nuestras administraciones deben poner todos los medios a su alcance para salvaguardar este privilegio y asegurar una vez más la confianza de nuestros consumidores", afirma Domingo Palos, director de ASOVAC. El sector de vacuno español está dispuesto -según Domingo Palos- una vez más a adoptar decisiones costosas para nuestros productores, y recuerda que nuestro sistema de producción es diferente al de Francia, ya que la práctica totalidad de nuestro consumo se sustenta en la ternera y el añojo, es decir animales sacrificados con menos de doce meses de edad. La BSE es una enfermedad que se desarrolla sólo en animales adultos.