AMDPress.- El grupo holandés de distribución Royal Ahold obtuvo un beneficio neto en el cuarto trimestre del pasado ejercicio de 169,5 millones de euros, lo que supone una caída de un 54% respecto a los resultados del mismo periodo de 2000. Un retroceso , mayor de lo esperado por los analistas que, según el presidente del grupo, Cees Van der Hoeven, “está motivado por la situación excepcional en la que se encuentra Argentina”.

Las ventas de Ahold, propietaria de la española Superdiplo, crecieron un 11,6% en este último trimestre de 2001, hasta los 16.810 millones de euros.

Respecto al ejercicio completo la compañía holandesa, que ha cuadruplicado su tamaño en los últimos cuatro años a través de adquisiciones, registró un beneficio neto de 1.113,5 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,2% respecto a 2000; mientras que el resultado antes de amortizaciones y cargos excepcionales como la devaluación del peso argentino fueron de 1.500 millones de euros, un 36,2% más. La facturación consolidada experimentó una mejora del 29,2%, hasta 66.593 millones de euros, y el ebitda representó el 6,7% de las ventas netas, tras aumentar un 30% hasta los 4.500 millones de euros.